Autoconstrucción alegal

Escrito por  Milán

“¿Es verdad que no hace falta permiso para hacer una casa de paja?"

 

La Respuesta es NO. Es necesario solicitar permiso para todas clases de construcciones-los mismos permisos para una construcción de paja como de cualquier otro material. Lo que sí varía es que clase de permiso es necesario, quien tiene derecho de presentar el proyecto, y quien tiene que darte permiso. El asunto aquí, es no por ser de paja cambian las reglas. Lo que importa es el tipo de edificio que construyes, almacén, vivienda, caseta de campo, etc.…-y DONDE haces la construcción. 

A veces la gente dice “pero si no tiene cimentación no hace falta permiso, ¿no?”

La respuesta: “a veces sí, a veces no.” Depende de donde quieres construir. Además, menos en algún edificio extremadamente pequeño, las casas de paja sí suelen tener cimentación…Hay que acercarse a tu ayuntamiento o arquitecto municipal, explicar que quieres hacer y ESCUCHAR su respuesta.

En la autoconstrucción son muy frecuentes los casos de alegalidad. Entre ellos quizás podemos destacar tres típicos: 

  1. Por falta de permiso de construcción.
  2. Por falta de proyecto de un/a arquitecto/a.
  3. Por falta de seguridad en la ejecución de la obra.

Veamos con más detalle cada uno de estos aspectos.

1. Por falta de permiso: 

Por lo general, los terrenos rústicos, forestales, protegidos, etc., son considerados no edificables. Dependiendo de la provincia y, mas específicamente, del propio ayuntamiento, hay restricciones que llegan a limitar o hasta prohibir completamente la construcción. Normalmente se hace una solicitud para una “casa de apero”, que es un pequeño almacén para que un agricultor pueda guardar sus herramientas y poco más. Se caracteriza por unas dimensiones limitadas y estas son muy variables, es de una sola planta y los cimientos muy pocos profundos. Las limitaciones suelen entrar en más detalle refiriéndose a aleros, ventanas, altura máxima, etc., y además no suelen pedir proyecto. 

Se supone que en estas casas no se puede vivir. Lo que se suele hacer en estos casos es pedir la normativa local, rellenar el impreso de solicitud, entregarlo y guardar la copia sellada, la cual da fe de la fecha de petición. A este punto pueden pasar dos cosas: que te contesten en unos meses desestimando la petición o que simplemente te ignoren. 

Si construyes sin permiso pueden pararte la obra en cualquier momento, pero si tienes la casa terminada necesitan una orden judicial para derribarla, es difícil pero ocurre; de todas formas, lo más probable es que como mínimo te multen. Muchas veces hacen la vista gorda y no dicen nada o pagas la multa y ya está. De todas formas, si consigues que no te pase nada por una larga temporada (10 o 15 años dependiendo de cada zona) ya estás a salvo y se supone que te la reconocen. Sea como sea, es importante que te informes bien incluso antes de comprar el terreno y actúes en consecuencia. Vale la pena recordar que si sabes con lo que te vas a enfrentar la aventura será menos una “odisea” y el disfrute será mayor.  Si andas con miedo a que te pillen o cosas así finalmente lo pasarás mal.

2. Sin proyecto:

Para construcción de viviendas, sea cual sea su tamaño, es imprescindible un proyecto de un/a arquitecto/a, sobra mencionar el porqué, así que el  auto-constructor que quiere hacer su propia casa no debe pasar por alto este importante detalle. No obstante, hay gente que con pocos conocimientos se lanza con obras importantes y a veces las consecuencias pueden ser nefastas. Sea como sea siempre es conveniente que tengas un/a amigo/a arquitecto/a o técnico al cual recurrir en casos de dudas y por algún que otro calculo. Cuanto más grande es el tamaño de la construcción mayor es la importancia de la intervención técnica. Un poco de humildad en reconocer nuestras limitaciones no viene mal.

3. Seguridad: 

Quizás este sea el aspecto menos valorado por el auto-constructor. Hay una serie de normativas para obras que normalmente se saltan. En fin, la cuestión es, como siempre, hacer apelo a nuestra propia consciencia, tener cuidado de todos los peligros y cultivar mucho la atención, que nos permite estar más presentes y disfrutar de este oficio que apasiona a cada vez más gente. Este último consejo es válido para los tres casos que hemos tratado, porque si se hacen las cosas con demasiado “trapicheo legal”, al final, de una manera u otra, es muy probable que se paguen las consecuencias.

Deja tus comentarios

0
terminos y condiciones.

Gente en la conversación

Facebook RCP

Si quieres mantenerte al día de nuestras actividades, te invitamos a Gustar en nuestro

Facebook RCP

 

Buscar Soci@

La Wiki de la paja

Ver más en la wiki

Programa Leonardo Da Vinci

Leonardo da Vinci, programa de aprendizaje permanente

Inscríbete

Hazte soci@ de la Red

Si deseas formar parte de esta comunidad por la colaboración, ayuda mutua e intercambio de conocimientos alrededor de la construcción con paja, inscríbete aquí. 

Acceso de usuarios